abril 18, 2022 4:37 pm

aliciawellnesscoach@gmail.com
Inflamación

La inflamación es una respuesta natural de nuestro organismo ante una agresión. Es un sistema ancestral de protección frente a agresiones externas o internas.

En nuestro organismo existen, básicamente, dos tipos de inflamación, la inflamación evidente, clara y llamativa. Y otro tipo de inflamación mas silenciosa.

Comenzaremos con la inflamación mas evidente, la que podemos ver y detectar.

Esta inflamación es muy evidente y muy clara. Se puede ver cuando nos pica un insecto, nos pillamos o golpeamos los dedos o alguna otra parte de nuestro cuerpo. Se hincha, duele, se pone roja la zona, a veces nos dificulta la movilidad.

El cuerpo reacciona ante estas agresiones para proteger la zona. Aumentando el flujo de sangre en la zona, aumenta también la llegada de células que van a defendernos de ese virus, bacterias, toxina, algo que se nos haya clavado en alguna parte del cuerpo, venenos de animales... y sustancia y células que nos ayudarán a reparar la lesión que se ha producido en esos tejidos. Este mecanismo es uno de los que nos ha permitido sobrevivir y cuidar de nuestra salud  a lo largo de los años.

Esta otra inflamación es mas silenciosa, pasa mas desapercibida, mas de lo que debería. Esta inflamación no supera el umbral de lo que la hace evidente, los síntomas (limitación física de movilidad, fuertes dolores, fiebres, distintos síntomas que ante una inflamación mas evidente si los tendríamos) y esto hace que sea mantenida en el tiempo, semanas, meses, años... que, de alguna manera, se haga crónica. El resultado de esta inflamación mantenida en el tiempo, hace que nuestra salud y nuestra calidad de vida se vaya dañando y deteriorando. Nos quita bienestar, vitalidad, daña la salud de nuestras células.

Este tipo de inflamación es la que hay que tener en cuenta porque es la base de muchas enfermedades crónicas de hoy, en las mas importantes de hoy día. Está también en la base de alergias, el asma, resfriados recurrentes, lesiones intestinales (Crohn, colitis ulcerosa, colon irritable), osteoporosis, artrosis. Hay enfermedades que antes no se relacionaban con la inflación, y hoy día ya se sabe que si, que enfermedades tan importantes como la obesidad, la diabetes e incluso el cáncer tienen una base inflamatoria.

La buena noticia, es que sí podemos hacer algo para mejorar la situación de nuestra salud.

Por un lado podemos recurrir a los fármacos antiinflamatorios (nada recomendables a largo plazo) que a corto plazo pueden tener resultados rápidos, pero hay un precio alto a cambio, ya que tienen numeroso efectos secundarios que dañan nuestra salud.

Por otro lado, con nuestro estilo de vida en lo que se incluye la alimentación, el ejercicio físico, el descanso, la hidratación, gestión del estrés, las relaciones con los demás y con uno mism@ también la podemos mejorar. Estas herramientas están a nuestro alcance, es un cambio que podemos hacer en nuestro día a día para disminuir nuestro estado inflamatorio e influenciar y potenciar, de manera positiva y beneficiosa en nuestra salud a todos los niveles, físico, mental y emocional.

En próximos artículos profundizaremos en todo lo que está relacionado con la inflamación y el estilo de vida. La información es la herramienta para la gestión de nuestra salud.

Hasta la próxima

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}